UN POCO SOBRE LA SEGURIDAD DE PERSONAS


El Estado español según dicta la Constitución de 1978, ejerce a través de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad la protección de la vida, la integridad física y moral de sus ciudadanos. Así la propia Ley 2/86 en su art. 11. 1. b, establece: “Auxiliar y proteger a las personas y asegurar la custodia de sus bienes”.
Además les atribuye como funciones:
 La protección de personas y bienes que se encuentren en peligro por cualquier causa.
 Vigilar y proteger los edificios e instalaciones públicos que, por su interés lo requieran.
 Velar por la protección de altas personalidades.

Se desprende de todo lo anterior que la “protección se configura como un sistema de seguridad organizado para custodiar a una persona, un lugar o un objeto determinado, que permite controlar lo que suceda en una zona, y reaccionar en su caso, adecuadamente”.
Por todo ello un director de seguridad, no sólo debe saber planificar el sistema de seguridad de un edificio, con todo lo que ello conlleva, sino que además debe conocer en profundidad las características de una Protección Personal desde los interiores de ésta.
Un Director de Seguridad deberá conocer el funcionamiento y la operativa del servicio de escolta de su protegido. No obstante será también su responsabilidad. Por lo tanto aún pudiendo no ser propiamente un escolta, si es conveniente que disponga de los conocimientos básicos de éstos.
El plan de protección
Toda intención de prestar seguridad a un VIP determinado debe pasar inexorablemente por la realización de un estudio completo acerca de la viabilidad de imponer un equipo de protección, la adecuación de las medidas a aplicar y la perfecta sincronización de éstas con los medios requeridos, tal que se puedan ofrecer las garantías suficientes sobre la efectividad de su implantación.
Las actuaciones llevadas a cabo con ese fin pero de forma descontrolada o sin el conocimiento oportuno, incluso al margen de las normas legales existentes, solo conducirán al fracaso de tal protección, ya fuere por exceso o por defecto de dichas medidas.
Lógicamente se impone preparar un Plan de Protección, como conjunto de documentos en el que, a partir de describir el objeto o sujeto de protección, se vaya incluyendo la correspondiente documentación elaborada: riguroso análisis de riesgos y estudio de vulnerabilidades, cuyo correcto resultado dará la necesidad o no de protección , el tipo y los medios para su desarrollo y las medidas organizativas necesarias en las que se definan desde la depuración de responsabilidades, hasta las técnicas y tácticas a ejecutar en cada momento, la evaluación del servicio, y las consecuentes medidas de inversión necesarias para alcanzar los objetivos marcados así como permitir su actualización permanente.
La normativa de seguridad privada
La actividad de protección de personas podrá ser desarrollada únicamente por escoltas privados integrados en empresas de seguridad, inscritas para el ejercicio de dicha actividad, y que habrán de obtener previamente autorización especifica para contratación de servicios de protección.
Solicitud
 Los servicios de protección deberán ser solicitados, directamente por la persona interesada o a través de la empresa de seguridad que vaya a prestarlos, ya sean en favor del propio interesado o de las personas que tengan bajo su guarda o custodia o de cuya seguridad fuera responsable.
 El procedimiento se tramitará con carácter urgente, y en el mismo habrá de obtenerse el informe de la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, cuando sea procedente, teniendo en cuenta los lugares en que haya de realizarse principalmente la actividad.
 En la solicitud, que se dirigirá al Director General de la Policía y de la Guardia Civil o, en su caso, al órgano correspondiente de la Comunidad Autónoma competente, se harán constar los riesgos concretos de las personas a proteger, valorando su gravedad y probabilidad y acompañando cuantos datos o informes se consideren pertinentes para justificar la necesidad del servicio. Asimismo, cuando la autorización se solicite personalmente, se expresará en la solicitud la empresa de seguridad a la que se pretenda encargar el servicio.
 La Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil o, en su caso, el órgano correspondiente de la Comunidad Autónoma competente, considerando la naturaleza del riesgo, su gravedad y probabilidad, determinará si es necesaria la prestación del servicio de protección o si, por el contrario, es suficiente la adopción de medidas de autoprotección. Los servicios de protección personal habrán de ser autorizados, expresa e individualizadamente y con carácter excepcional, cuando, a la vista de las circunstancias expresadas resulten imprescindibles, y no puedan cubrirse por otros medios.
La resolución en que se acuerde la concesión o denegación de la autorización, que habrá de ser motivada, determinará el plazo de vigencia de la misma, podrá incorporar condicionamientos sobre su forma de prestación, concretará si ha de ser prestado por uno o más escoltas privados con las armas correspondientes, y se comunicará al interesado y a la empresa de seguridad.

Escalones y niveles de seguridad
En la protección de personas, en función de los riesgos a los que se expone el VIP, es necesario establecer con anterioridad un Dispositivo de Protección con unos Niveles de Seguridad.
Se establecen cinco niveles de seguridad:
 Primer nivel especial.
 Primer nivel.
 Segundo nivel especial.
 Segundo nivel.
 Tercer nivel.

Cada uno de estos niveles de seguridad tiene una composición de cápsula distinta, de mayor o menor complejidad, cuente o no con apoyos de avanzadas y/o contra vigilancias.
Evaluación de dispositivos
El Director de Seguridad debe conocer que cada nivel de seguridad ha de ser previamente evaluado en función de los movimientos cotidianos del VIP.
El Dispositivo que se establezca en su entorno debe abarcar:

 Domicilio personal.
 Lugar de trabajo habitual.
 Itinerarios utilizados habitualmente, y también los distintos alternativos que puedan ser utilizados.
 Horarios de actividad, descanso, ocio, etc.
 Modo usual en el que se realizan los desplazamientos.

Las reglas de oro para un Director de Seguridad a la hora de establecer un dispositivo de protección de personalidades son:
 Planificación previa.
 Previsión de posibilidades.
 Prevención de peligros.
 Prevención de problemas.
 Prevención de percances.
 Protección total.

Coordinación con el departamento de seguridad
La coordinación de los diferentes dispositivos de seguridad que realicen los escoltas dentro de un servicio de protección personal, pasa de manera inequívoca por la dirección, control y supervisión de un Director de Seguridad, creando un Departamento de Seguridad.
El Director de Seguridad establecerá una jerarquía de responsabilidades, acompañándose en su dirección por un:
 Jefe de Dispositivo.
 Jefe o Jefes de Cápsula que sean necesarios.

Evacuaciones
El Director de Seguridad debe organizar ante un intento de agresión a un VIP protegido por su departamento, que el equipo de protección cumpla con una de sus funciones primordiales:
“LA COBERTURA Y EVACUACIÓN DEL PROTEGIDO”
Las líneas generales que rigen la cobertura y evacuación son:

 El Escolta que detecta el intento de agresión procede a neutralizar al agresor, pudiendo ser auxiliado en esta función por otros Escoltas del segundo círculo de protección, si éste existiese.
 Al mismo tiempo que el Escolta procede a neutralizar al agresor, dará la voz de alarma al resto del equipo de protección, indicándoles tipo de agresión y dirección de la misma. Ejemplo “cuchillo a las 9”, etc.

 Ante esta situación el equipo protector procederá de forma instantánea a la Cobertura y Evacuación del VIP, dirigiéndolo hacia el itinerario previsto con anterioridad.
 El Jefe de Cápsula será el encargado de cubrir y evacuar a la personalidad, así como de elegir el itinerario más adecuado en esos momentos.

Acceso de personas y objetos
El control de accesos es una de las misiones más importantes dentro de la protección de personas, en lugares fijos en la seguridad de un edificio o instalación.
En él se trata de evitar la entrada de personas, objetos o mercancías que puedan poner en peligro la integridad física de las personas que habitan en un inmueble, deteriorar o destruir el propio inmueble protegido.
Control de personas
 Identidad de los empleados del inmueble.
 Verificación de acceso de las personas que accedan al edificio que no sean empleados de la empresa.
 Control de personas de servicio en el inmueble: conserjes, personal de mantenimiento, limpieza, etc. Constatar sus horarios y órdenes de trabajo.
 Inspección de todos los pisos.
 Confirmación de las autorizaciones de todo el personal que se encuentre realizando obras en el edificio o aledaños.

Control de vehículos
 Placas de matrícula que coincidan con el modelo.
 Forma y situación de adornos, pegatinas, adhesivos, etc., que puedan ocultar bocas de fuego.
 Distribución anómala de la carga del vehículo.
 Dimensiones y formas de las antenas, así como antenas en el interior.
 Que el conductor del vehículo sea el habitual.

Control de correspondencia y paquetería
Si un paquete o carta ofreciera sospechas de que pudiera contener alguna materia o artefacto explosivo, se dará conocimiento inmediato al Centro de Control, quién pondrá la incidencia en conocimiento de los especialistas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.
Como medidas preventivas se adoptarán las siguientes:
 No tocar nada.
 No abrirlo.
 No doblar, mojar o presionar.
 Averiguar el Remitente, forma y medio de recepción.
 Acordonar la zona de riesgo y proceder a la evacuación o desalojo del lugar de forma total o parcial, según el tamaño del paquete, y a criterio del Director de Seguridad.

Actuación básica de protección
Ante la protección de un VIP en lugares fijos o “Protección Estática”, se debe adoptar la siguiente mecánica de actuación:
 Conocer en profundidad los tipos o posibles riesgos y/o amenazas a los que están sometidos la personalidad y el edificio.
 Prestar especial atención a las revisiones diarias de todo el edificio y sus alrededores.
 Inspeccionar vehículos de los alrededores del inmueble
 Verificar el tráfico rodado en los alrededores del edificio, y los vehículos aparcados, en doble fina, mal estacionados, etc.
 Especial atención a obras y reparaciones en inmediaciones del edificio.
 Corroborar el buen estado y uso de los medios de comunicación de forma periódica.
 Comprobar el buen estado y uso del armamento.
 Alejarse de los hábitos y rutinas diarias.
 Vigilancia, observación y alerta perpetua, sin actitudes paranoicas.
 En cualquier situación, no dar jamás nada por sentado.
 Los relevos y rondas, siempre de forma aleatoria.


Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Se ha producido un error en este gadget.