La seguridad en el trabajo favorece el buen desempeño


Un buen desempeño laboral es más fácil cuando se cuenta con las condiciones para evitar riesgos al bienestar y la salud.
Por: Redacción Estrategia & Negocios
Actualmente, es bien sabido que los resultados en cualquier trabajo mejoran notablemente cuando este se realiza en un entorno propicio y que esto, además de garantizar el bienestar y la salud de los trabajadores, redunda en ganancias en productividad y menores costos para los empleadores; es decir, la salud y seguridad en el trabajo representan una ganancia para ambas partes, tanto patrones como empleados.
La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que cada año, 160 millones de personas padecen enfermedades relacionadas con el trabajo y suceden alrededor de 270 millones de accidentes laborales. Por esta razón es que la OIT, considera que para que un trabajo pueda ser clasificado “decente”, es prioritario que éste sea seguro, para lo cual es necesaria una conciencia global hacia el mejoramiento de los sistemas y programas de salud y seguridad en el trabajo.
Así, estas recomendaciones son abordadas de manera distinta en cada país, aunque lo común es que existan desde manuales de procedimientos internos hasta normas nacionales e internacionales de seguridad y salud en el trabajo. Esta información denota la importancia de conservar hábitos saludables en torno al desempeño laboral.
Ahora bien, hay trabajos en los cuales resulta evidente la importancia de atender los riesgos (sea el caso de una persona que labora en la limpieza de las ventanas de un edificio de 20 pisos) y regularmente, se asume que quienes realizan “labores de oficina” se encuentran en nula necesidad de ver por su seguridad o salud dentro del trabajo, sin embargo también existen algunas recomendaciones que conviene atender para mejorar el desempeño laboral en oficinas y reducir al mínimo los riesgos de accidente o enfermedad.
Monster.com.mx comparte algunas ideas básicas de seguridad y salud ocupacional dentro de las oficinas:
1.     Reconocer los riesgos a los que se pueden enfrentar los empleados, comunicarlos de manera clara y preferentemente por escrito. En este sentido, dentro de las oficinas se puede estar expuestos a pisos mojados o resbalosos, cables sueltos dejados en áreas de tránsito, equipos fuera de su lugar, escaleras que no están en buenas condiciones o espacios con poca iluminación.
2.     En el caso de las personas que emplean computadora, para reducir los daños a la postura y vista se sugiere:
a.      Usar un atril al momento de consultar papeles, libros u otro material impreso que se emplee en conjunto con la computadora.
b.      Procurar momentos para dejar caer relajadamente los brazos a los lados, esto ayuda a evitar contracciones musculares en cuello, hombros y espalda.
c.      Encoger los hombros y relajarlos para reducir la tensión y la rigidez del cuello y la parte superior de la espalda.
d.      Examinarse la vista por lo menos una vez al año.
e.      Mantener siempre la postura correcta: pies firmes en el piso, espalda derecha y a una distancia de 45 a 80 cm. de pantalla o monitor.
f.      Ajustar el control del brillo y contraste de la pantalla para evitar una pantalla muy brillante o muy opaca. Igualmente, es deseable que la pantalla no refleje la luz de una ventana o foco, esto es muy dañino para la vista.
g.      Si es necesario hacer revisión de documentos extensos, es preferible que esto se realice en papel, no en la pantalla.
h.      Ponerse en pie por lo menos cada media hora para variar la posición del cuerpo.  (Por ejemplo, las llamadas telefónicas pueden hacerse o contestarse de pie.)
i.      Caminar por el pasillo mirando hacia un punto lejano para descansar la vista.
j.      Usar alternadamente el ratón y el teclado.
3.     Respirar profundamente para relajar la tensión física y mental. Esta es una recomendación básica para combatir el estrés y sus graves consecuencias.
4.     Cambiar de actividad periódicamente. Se recomienda que al menos cada 2 horas se atienda una actividad distinta o se tomen unos minutos para relajar la mente mediante una breve caminata o una actividad poco demandante.
5.     Mantener cerca del lugar de trabajo los manuales de instrucciones de los equipos que se ocupan con regularidad, procurar leer las instrucciones de seguridad y operación antes de emplearlos y tenerlos en un lugar accesible para su consulta en caso de eventualidad.
6.     Colocar los cables eléctricos de tal forma que no obstruyan las áreas transitables. De resultar que algunos de ellos atraviesan zonas de tránsito, deben instalarse adecuadamente cubriéndolos con algún material que los adhiera perfectamente al piso, empleando molduras y de ser necesario marcándolos con señalamientos.
7.     Emplear señalamientos en caso de que los pisos se encuentren húmedos y secar inmediatamente los derrames de líquidos en el suelo.
8.     Mantenerse al tanto de las medidas en caso de emergencia, así como la ubicación de zonas de seguridad, extintores, salidas de emergencia y botiquín de primeros auxilios, además de tener a la mano los principales números de contacto en caso de emergencias.
9.     Es recomendable contar con planes y sistemas de protección en caso de desastres naturales o incendios.
Procurar la atención a estas sencillas medidas de seguridad y salud dentro de las oficinas puede ofrecer un ambiente de mayor confianza y tranquilidad que permita a los trabajadores desempeñarse adecuadamente, y con esto ofrecer a los patrones mejores resultados en el desempeño diario.


Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Se ha producido un error en este gadget.