El alumbrado de Seguridad



  Cuando se pide a los directores de seguridad que preparen un plan de iluminación para sus instalaciones, a menudo recurren a asesores que piensan en términos de lúmenes, bujías y pantallas.
Para ser realmente efectivo, un sistema de iluminación de seguridad debe tener en cuenta las posibles actividades agresoras y no consistir solamente en una iluminación continua, sino, más bien, en luces inesperadas y en sombras intimidatorias.
Durante años, la seguridad ha actuado bajo la creencia de que las intrusiones o actos ilícitos nocturnos se podían impedir (o por lo menos disuadir) instalando unas luces grandes y brillantes en las propiedades. Sin embargo, la luz constante puede actuar contra la seguridad. En lugar de atraer la atención de testigos, seguridad privada o policía, la luz hace que todos dejen de poner atención en el área protegida. Por ello, la iluminación cobra especial importancia en los sistemas de seguridad, con lo que su estudio, planeamiento y ejecución son fundamentales para ayudar al propio sistema y no producir efectos negativos en el mismo.
La iluminación entra a formar parte de todos los bloques funcionales del sistema: cámaras, sensores, vallas, accesos, rutas, etc., por lo que en situaciones de baja intensidad de luz natural, es necesario acoplar este añadido para mantener eficaz y operativo el sistema.

Justificación del alumbrado de seguridad

Como es obvio, la integración de un dispositivo de alumbrado de seguridad dentro de un sistema general de protección, debe contar con un adecuado estudio previo y con una posterior integración en el mismo, por lo que es necesario un equipo de especialistas, analistas y conocedores del propio sistema y de la instalación a proteger.
Estos sistemas, una vez instalados, ofrecen al usuario la posibilidad de ver, vigilar y detectar en ambientes de iluminación escasa o de difícil acceso. Pueden, asimismo, repercutir en un ahorro considerable, permitir la disminución de la instalación de mecanismos, detectores o incluso cámaras de televisión por iluminar una amplia zona y aumentar su nivel de seguridad.
La necesidad de instalar sistemas de iluminación asociados al resto de bloques funcionales que conforman el sistema de seguridad, es evidente, ya que es muy difícil conseguir un espacio a proteger que mantenga durante las 24 horas la misma intensidad de luz.

Es por lo que se debe:

·         Subsanar un sistema de alumbrado deficiente.
·         Sustituir o instalar un sistema de alumbradointegral que satisfaga la intensidad mínima o eficaz de luz que necesita elsistema y los elementos del mismo.
·         Instalar puntos de luz en áreas concretas, quefaciliten la vigilancia de esas áreas o que pueden dificultar, en algunoscasos, la visión clara de algún objetivo por parte de agentes hostiles.

Una de las principales ventajas que ofrece el establecimiento de un sistema de alumbrado de seguridad es el importante efecto disuasorio que induce en el potencial agresor. Hay que tener en cuenta que nos estamos refiriendo a medios claramente visibles e identificables, que suelen estar normalmente asociados a cámaras de televisión o detectores de presencia.
Sin embargo, hay que tener en cuenta que su uso puede, en ocasiones, señalar objetivos críticos. Es este un factor muy delicado, en cuanto que muchas veces se da a entender la existencia
de objetivos importantes que, si no estuviesen iluminados, no estarían seguros y vigilados. Esta dicotomía entre iluminación y discreción debe ser tenida en cuenta y evaluada por los responsables del sistema de seguridad de la empresa.
Al igual que la mayoría de medios de seguridad, toda instalación que cuente con mecanismos de iluminación debe tener un continuado mantenimiento y contar, insitu, con material de repuesto, para una inmediata sustitución, dadas las características de estos dispositivos, que no avisan de su deterioro y requieren un inmediato remplazo.
Recordar también que, añadido al propio sistema, siempre deben existir equipos autónomos de energía, ante posibles cortes de suministro, bien accidentales, bienintencionados.
En la instalación de estos sistemas, como ya se parte de un proyecto y de un estudio del entorno, se debe prestar especial atención a la vegetación existente en la zona y a los árboles, ya que su crecimiento, a veces no controlado, puede interponerse en el campo de acción de los sistemas de iluminación.

Medios de iluminación

Lámparas

Lámparas incandescentes
Son lámparas muy conocidas y de gran uso en ámbitos particulares y domésticos. Tienen la peculiaridad de que su encendido es instantáneo y eficaz. Son, además, lámparas baratas y como se ha dicho anteriormente muy familiares, no existe ningún sistema de seguridad que no posea al menos una lámpara de este tipo.
Son muy utilizadas y se adecuan bien en los circuitos cerrados de televisión (C.C.T.V), por ser utilizadas en primera instancia por el ojo humano.
Sin embargo, hay que tener en cuenta que una vez encendida una lámpara de este tipo, el 90 % de toda la energía que emite se disipa en forma de calor, quedando muy poco para la luminosidad, un escaso 10 %.
Este tipo de alumbrado ha quedado fuera de uso, dictaminado por la UE, buscando la mejora medioambiental del planeta.

Lámparas de fluorescencia

Al igual que las anteriores, son lámparas de uso muy extendido. Su vida media es bastante larga y poseen una mejor iluminación que la producida por las lámparas de incandescencia. De hecho son las sustitutas de éstas.
Entre los inconvenientes que trae consigo el uso de este tipo de lámparas nos encontramos el que se vean muy afectadas por las bajas temperaturas, así como por el elevado consumo de energía que exigen en cada encendido y apagado, aspecto muy importante si tenemos en cuenta que este es uno de los posibles requerimientos de un sistema de alumbrado de seguridad, puesto que se activan generalmente cuando el sistema lo requiere por falta de luz o, en algunos casos, por la activación de alarmas.
Además, cabe mencionar, que el encendido no es instantáneo, por lo que no son recomendables para un encendido rápido en caso de reacción ante alarmas o para un alumbrado de tipo sorpresivo. 

Lámparas de alta intensidad

Al hablar de este tipo de lámparas, hay que considerar que la tecnología utilizada en su fabricación es muy elevada, por lo que las peculiaridades y el uso de las mismas se hace mucho más específico.
Existen varios tipos de lámparas de alta intensidad, entre las que se deben destacar las siguientes:

·         Lámparas de vapor de mercurio.
·         Lámparas de sodio de alta o baja presión.
·         Lámparas de haluros metálicos.

Este tipo de lámparas distorsionan el color de los objetos que se encuentran en su entorno y, además, por sus características de fabricación, dan lugar a un alto consumo de energía.
El tiempo de encendido de este tipo de lámparas oscila entre 2 y 8 minutos, por lo que no son recomendables para sistemas de iluminación en los que el factor sorpresa, producido por el encendido de lámparas, haga disminuir el factor de riesgo inminente.

Luminarias

Se define luminarias como todos aquellos dispositivos que, tras procesos de reacciones continuadas, emiten rayos luminosos con el fin de posibilitar el funcionamiento de todo el sistema (tanto abierto como cerrado) en la noche o en lugares que por sus condiciones, necesiten de ellas.
Estas luminarias suelen conjugar bastante bien la dualidad existente con las lámparas que las suelen contener. Es importante que guarde relación con el entorno que los envuelve y que en cada lugar exista un soporte que se adecue tanto a las necesidades como a las características del lugar.
Son dispositivos que requieren un mantenimiento continuado, y especial atención al control que se debe realizar sobre los haces de luz que son emitidos, controlando tres variables importantes:

·         Dispersión. Como separación de los diferentes haces de luz que son emitidos y que se proyectan en infinidad de direcciones.
·         Deslumbramiento. Como turbación de la vista por luz excesiva o repentina o también, como alteración en el normal funcionamiento de los componentes del sistema una vez que sus ópticas, generalmente, se ven deslumbradas por dichos rayos de luz.
·         Alcance. Como capacidad de alcanzar o cubrir una distancia. Así, dependiendo de lo que se quiera iluminar o de la distancia que se quiera cubrir, se tendrán que colocar uno u otro tipo de luminarias

Operaciones básicas

Mantenimiento de los sistemas de iluminación
En cuanto al mantenimiento que precisan este tipo de dispositivos y al que, anteriormente nos hemos referido muy brevemente, hay que reseñar como aspectos a tener en cuenta para su instalación:

·         Altura a la que se quiere instalar el dispositivo.
·         La limpieza de los diferentes dispositivos con los que cuenta el sistema.
·         Sustitución de las piezas, bien por deterioro o bien por caducidad.

No se debe olvidar que en la mayoría de los casos es el calor generado por las diferentes luminarias la principal causa del mantenimiento y gasto por parte del equipo. Es por lo que la tecnología punta abre un camino hacia el uso de luminarias que no produzcan gran calor y en las que su efecto de intensificar el ambiente de luz sea superior, debido a que no se malgasta y disipa energía en forma de calor.

Control del sistema de iluminación

El control del sistema de iluminación es una función por la cual se adecua la intensidad de luz necesaria para cada momento y para cada lugar. Son, asimismo, los medios por los que las luces se encienden, se apagan o varían de intensidad.
Se impone el control del alumbrado programable, tanto en edificios como en sistemas y en lugares de gran ausencia. Además, al igual que en los circuitos cerrados de televisión, la centralización cobra una especial importancia al controlar, desde un mismo lugar, gran cantidad de dispositivos y de horarios.
La tecnología más utilizada en este tipo de sistema es la basada en microprocesadores, hoy en día muy barata y de fácil instalación, ofreciendo al mismo tiempo un gran abanico de posibilidades por su gran versatilidad y flexibilidad.
Este control se plantea desde la óptica de integración con otros sistemas, para dar una fiabilidad de seguridad casi definitiva. No se conciben sistemas de seguridad en los que el alumbrado no alcance una importante relevancia, porque nunca hay que olvidar que la luz natural debe y tiene que ser sustituida por alguno de estos mecanismos para dar un continuado y eficaz servicio.
Finalmente, añadir que el control más actualizado que se emplea a todos los niveles, tanto particulares como de gran envergadura, es activado por sensores de ocupación, que ofrecen al usuario la posibilidad de llevar a cabo un ahorro considerable y, además, una mayor duración de todos los mecanismos, así como una inesperada aparición en el lugar donde se materializa una situación hostil para el sistema.

Criterios de instalación

La principal precaución que se debe de tomar a la hora de instalar un sistema de iluminación es evitar el deslumbramiento continuado, tanto a los vigilantes como a la población y, fundamentalmente, a las cámaras de televisión, siendo estas últimas los elementos para la evaluación de dichos lugares iluminados. Se evitará, asimismo, la dispersión de luz.
Otros factores que se deben tener en cuenta son la intensidad y el contraste, por lo que debe tenerse siempre en cuenta, por una parte, la cantidad de luz emitida y recibida, tanto por el área protegida como por el usuario y, por otro lado, la claridad y nitidez con la que se perciba el entorno, al verse reflejada la luz sobre él y ser recibida, casi instantáneamente, por el usuario.
Finalmente, a la hora de instalar iluminación en el perímetro de una instalación, hay que tener la precaución de iluminar siempre hacia afuera, primero por la seguridad que da el ver desde dentro "deslumbrando a los de fuera" y segundo por impedir ver desde fuera claramente lo que se encuentra en el interior.

Valor añadido de un sistema de iluminación
Ya hemos hablado acerca de lo que supone para el sistema incluir en todos los mecanismos, o al menos los que lo necesiten, una iluminación coherente al lugar y al momento dado.
Pues bien, entre estos aspectos destacan unas capacidades extras que el sistema adquiere y que se ven conformadas por:

·         Una mayor sensación de seguridad por la ambientación que da en la zona.
·         Mayor prevención de accidentes laborales, debido al aumento de seguridad que supone trabajar en ambientes iluminados.
·         Identificación de áreas y definición de las mismas en cuanto a ubicación, conformación y materiales que puedan ser dañados ante una agresión.
·         Señalización e iluminación de las diferentes rutas de escape y de evacuación ante cualquier suceso que lo requiera, conformando las zonas que, generalmente interiores, carecen de esa capacidad de iluminación.

Por último, un aspecto con el que hay que contar a la hora de instalar un sistema de iluminación, es el aprovechamiento, además de con una finalidad de seguridad, con un uso ornamental, para que el entorno, además, salga beneficiado. La estética, en determinados lugares o entornos, es importante, por lo que adecuar, e incluso mejorar dicha condición, es fundamental.

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Se ha producido un error en este gadget.